Buscar
  • Elizabeth Estrada Correa

¿Qué es el Salario Emocional?



Si te pido que me digas lo primero que se te viene a la mente al pensar en la palabra “salario” lo más probable es que tu respuesta sea: dinero, sueldo, pago o cualquier otro sinónimo.

Pero ¿qué piensas al hablar de salario emocional?, el salario emocional es aquel valor agregado que va más allá de lo monetario -esto no quiere decir que este deje de ser un factor relevante.

El salario emocional, ayuda a mantener al equipo de trabajo motivado y en sincronía con lo que es la organización. ¿Qué aspectos puede incluir un salario motivacional?:


Imagen 1. Algunos aspectos del salario emocional.


1. Oportunidad de crecimiento:

Tener las capacitaciones y oportunidades para que el colaborador pueda aprender en la medida que demuestra sus habilidades y destrezas, para así darse a conocer en la organización como un ser relevante en los procesos de la organización

2. Desarrollo Profesional:

Contar con la opción de seguir estudiando y perfeccionando sus capacidades en el ámbito académico y laboral, que de una u otro forma favorezca a ambas partes. A la organización, dado que le permite contar con un trabajador más capacitado y especializado; al colaborador, porque le permite seguir obteniendo conocimiento.

3. Desarrollo personal:

No debemos olvidar que los valores corporativos, la cultura o filosofía de la empresa no son aspectos únicamente para contar en el manual organizacional. Estos, se deben llevar y tener en cuenta desde el mismo proceso de selección: contar con un equipo de trabajo que vaya en armonía con lo que es la organización tanto en valores como en sus objetivos, es indispensable.

4. Buen clima laboral:

Se suele decir que estamos en constante búsqueda de la felicidad y que, según nuestra etapa de vida esta felicidad se ve reflejada en diferentes aspectos. Por lo anterior, más importante que estar feliz, es estar tranquilo.

Imagen 2. Trabajo en equipo. Recuperada de: Google imágenes 2020.

Por lo anterior, es una pieza clave contar con un ambiente laboral en el cual sentirse tranquilo, estar motivado día a día por el espacio con el que se cuenta.

Los inconvenientes son un aspecto inevitable de las relaciones humanas, pero hay muy pocas cosas que no se pueden solucionar con una buena comunicación.

5. Equilibrio entre la vida personal y profesional:

No debemos olvidar que, por fuera del espacio laboral, nuestro equipo de trabajo tiene una vida personal. Al igual que la nuestra, esta vida se encuentra llena de muchos aspectos: diligencias, dificultades y celebraciones. Algo tan simple como un permiso para asistir a la reunión del colegio de sus hijos, un pequeño detalle o reconocimiento en el día de su cumpleaños, puede hacer una gran diferencia.

6. Ser parte de las decisiones de la empresa:

Poder opinar y dar su punto de vista desde la objetividad, experiencia y formación que se tenga, ayuda tanto a la organización por escuchar puntos de vista diferentes como al colaborador por permitirle analizar aspectos distintos. Esto mejora la confianza y sentido de pertenencia hacía la organización por parte del trabajador.

7. Escucha:

En muchas ocasiones no sabemos que decir ante ciertas circunstancias (laborales o personales), cuando la respuesta muchas veces está en escuchar, permitir que la otra persona encuentre en nosotros un apoyo.

Finalmente, como en artículos anteriores, queremos aclarar que no existe una ley universal que debas aplicar al pie de la letra a tu organización, la clave está en buscar ejemplos, analizar y adaptar lo que más le convenga a tu gremio. Y tú, ¿qué más consideras salario emocional?



175 vistas

 

© 2020 by Clase De Excel S.A.S. Todos los derechos reservados

  • Icono social LinkedIn
  • Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter